2009/08/14

Después de Lehman, en las galas solamente se agradece

Los invitados a la gala estival 2005 del Parrish Art Museum recibieron un bolso de edición limitada de Coach Inc. Este año, Kelsey Grammer, Joel Grey y alrededor de otros 500 asistentes obtuvieron una bolsa de nylon, una revista y un libro de cocina.

Ni siquiera los frascos de perfume de Estée Lauder y las corbatas de Hampston & Co. dejados en las sillas de los comensales pudieron levantar la nube del recorte de 25% en el presupuesto de la fiesta y la ausencia de un patrocinante empresarial.

Desde el colapso de Lehman Brothers Holdings, en septiembre último, las bolsas de regalo, una forma de decir “gracias” por la compra de la entrada a la gala benéfica que dan las organizaciones sin fines de lucro, se han vuelto más simples y hasta han desaparecido en muchas actividades de este año a medida que los patrocinantes empresariales reducen su apoyo o se retiran por completo.

En una encuesta entre recaudadores profesionales de fondos y consultores que realizó el Centro sobre Filantropía de la Universidad de Indiana y que fue publicada este mes, cerca del 86% de los 188 interrogados dijeron que la economía está teniendo un “impacto negativo o muy negativo” en la recaudación de fondos este verano boreal. (Bloomberg)

DiarioFinanciero.cl
Publicar un comentario